Es casi inevitable que el ser humano deje huella en su entorno, la diferencia está en dejar una huella para mejorarlo y crear algo hermoso a la par que valioso.

Un sistema justo para los agricultores.
17397
post-template-default,single,single-post,postid-17397,single-format-standard,bridge-core-1.0.4,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,vss_responsive_adv,vss_width_768,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-18.0.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

Un sistema justo para los agricultores.

Un sistema justo para los agricultores.

Una de las primeras ideas que llegan a la cabeza cuando pensamos en trabajar en el sector agrario, es la precariedad, debida en gran parte a los salarios bajos. Posiblemente, este sea el principal factor disuasorio del emprendedor en el sector primario.

Esta idea se refuerza con la visibilización del desequilibrio tan abrumador entre los precios en origen de los productos agrícolas y lo que paga el consumidor final. Indiscutiblemente, este sistema no es sostenible.

Ante las recientes protestas de los agricultores, ganaderos y sus representantes, las administraciones parece que han despertado y han decidido abordar este viejo problema. Una vez más, la solución, o al menos parte de la solución, ya la tiene la sociedad civil y está funcionando.

Consumo de proximidad, cooperativas de consumo, producto de km 0… son conceptos que llevan más de una década funcionando en España. Funcionan porque es el productor el que fija el precio de venta, no hay intermediarios o son mínimos y el consumidor paga un precio adecuado, menor al que pagaría en la cadena de distribución convencional. La teoría es muy simple y se basa en la premisa de comprar el producto de la forma más directa posible a quien lo produce. Algo que, a priori, puede ser tremendamente complicado a menos que se viva en el campo o en una pequeña población… ¿o no?

Contar todos los Grupos de Consumo que existen actualmente en Madrid es complicado, debido a la cantidad de grupos que existen, algunos a nivel vecinal, otros están vinculados a pequeño comercio, librerías, centros sociales… no tienen entidad de asociación, se trata de varias personas o unidades familiares que contactan con un productor para encargar una compra conjunta.

Alrededor de 100 grupos en España que utilizan la plataforma “La Colmena dice Sí” para realizar sus compras sostenibles. Sólo en Madrid, más de 160 grupos de consumo funcionan a través de la aplicación Karakolas.org. En el barrio de Lavapiés, en Madrid, 13 grupos forman la Red Agroecológica de Lavapiés, una de las iniciativas más veteranas en este tipo de consumo ecológico, cooperativo y justo.

El compromiso y dedicación que requiere formar parte de un grupo de consumo es el único factor limitante que se puede poner para unirse a uno, además de que suelen estar limitados a un número máximo de familias, por cuestiones organizativas.

Aún hay otras opciones, por ejemplo, los mercados de productores son cada vez más habituales en nuestras ciudades. En Madrid, los más veteranos son el Mercado Agroecológico de Malasaña y el Día de Mercado de la Cámara Agraria de Madrid, a los que se unen iniciativas más jóvenes como el mercado de productores del Matadero o del Planetario. Organizándose bien la agenda, es posible hacer compra directamente desde el campo a la mesa, cada fin de semana en la ciudad de Madrid.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Aún queda una opción más antes de acudir a la alargada cadena de distribución con numerosos intermediarios, y se trata de las Tiendas Cooperativas como la vallecana “Garbancita Ecológica” o el Supermercado Cooperativo “La Osa”.

La tendencia general cuando se produce este encuentro entre productor y consumidor, es que se busquen y ofrezcan productos ecológicos, pero no tiene por qué ser exclusivo de la agroecología. Aquí no se buscan sellos, sino comunicación y confianza.

En muchas ocasiones los agricultores invitan a los consumidores a visitar sus huertas o granjas, algo que mejora la vinculación con el campo y la naturaleza de una manera muy práctica y realista.

Si esta publicación ha despertado tu interés en participar en un consumo de ciclo corto, en EGREM podemos asesorarte para encontrar opción que mejor se adapte a tus necesidades. Contacta con nosotros.

Sin comentarios

Publicar un comentario